Add Your Blog | | Signup
Cuadernos de la ira · 2d ago

Operando la relojería final

Soy un escritor esencialmente político. Una Corea del Norte armada hasta los dientes de posibilidades narrativas. Aborrezco la derecha y me burlo de la ineptitud de las izquierdas, de casi todas, porque son miles, tal como derecha hay una sola, soez,...
Cuadernos de la ira · 1W ago

El desasosiego de marzo

Marzo trajo consigo el desasosiego. Chile se convulsiona con pequeños escandaletes avivado...
Cuadernos de la ira · 2W ago

Niebla de mediodía

Te desvaneces como niebla de mediodía y no has hablado de ti lo suficiente. Has escabullid...
Cuadernos de la ira · 2W ago

Ambulancias en la niebla

Madrugada de ambulancias en la niebla, de posibles vidas rotas que no avistarán nuevos ama...
Cuadernos de la ira · 2W ago

Golpear las sombras

Sigo atrincherado, oteando desde una casamata de hierro oxidado abandonada en un risco. Lo...
Cuadernos de la ira · 2W ago

Fe

Contemplar fotografías antiguas ocupa parte de mis momentos solitarios. Rictus, miradas, posición de manos, cuerpos erguidos o exangües. Temor y osadía. Perspectiva y resignación.Esta fotografía en particular me conmueve. Contiene fe, alegría, decisi...
Cuadernos de la ira · 2W ago

Cerrar la taberna para los amigos

Rápido se otoñea el paisaje en el valle de San Fabián. Los espíritus de pintores impresionistas juegan a tinturar árboles y cerros. Hay belleza suficiente como para exportar a otras galaxias. Sumo lecturas sin terminar las que están en curso. Mi torr...
Cuadernos de la ira · 2W ago

Lluvia marziana

Verá usted, señor Gutiérrez, la lluvia marziana ha dejado el camino lodoso y no puedo devolverle su libro esta tarde. La verdad no sé si se lo devolveré algún día. No tengo ánimos apropiatorios, pero me embarga la sensación de estar envuelto en un do...
Cuadernos de la ira · 3W ago

Amexicanados y cumbiancheros / Crónicas de San Fabián

Mi padre siempre recordaba la venida de la famosa cantante de rancheras, Guadalupe del Car...
Cuadernos de la ira · 3W ago

Alargando la sombra del ciprés

Expira febrero pero el verano se resiste a dar tregua. El sol se desploma sobre el valle como un borracho atarantado. Los muchachos aprovechan de lanzarse piqueros al Ñuble gritando gerónimos retumbantes. Pronto comenzarán las clases, las levantadas ...