Add Your Blog | | Signup
Laura Martínez Coronel · 11M ago

CUERVOS Y RELÀMPAGOS

vos, que llegaste a la sombra, rìo hambriento de vida por una tierra agrestecomo un pez sa...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

AHÚYENTAME

Quiero escuchar tu voz estoy en el metro ahora voy de pie está lleno de genteestoy en Mèxico DF quiero escuchar tu voz eres tù verdad? que hermosa eres, abajo hay un cangrejo empapado en san...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

LA INTRUSA

La llaga del bombardeo, las demoliciones de la ceniza, la antropofagia de los hombresla ciudad lejos poblada de respiraciones que me son ajenas, un puente que no transitoel pueblo , un espas...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

MOLUSCO AZUL

Hay un farol que se abre como una mandrágora en un cuento y  no sepulta la calle de tu nom...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

SER LLUVIA

Gente sola en el shopping cargando diez quilos sobre la espalda, los ojos semicerrados, la música apagada en los oídos, gente sola en las plazas dormida sobre el silencio, desnuda a la intem...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

LILITH

Voy a nacer y siento el ruido del océano, una vertiente de sombras y luz ambarina, mezcla de latidos, miedo y esperanza. Unos señores les han informado a mis padres que soy un niño. Si, geni...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

PÁLIDA/SILENCIOSA

En el paisaje líquido tú muriendoroja epiléptica desnuda amoratada ciegatú diciendo nombre...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

El sueño de un muerto

Entra en la habitación un cuerpo desolladola jauría de los perrosel corazón perseverante de un violín sin acordesla mirada que callauna librería goteando como un grifo en la paredel artículo acribillado de un periódico oscuro tiñe mi vientre de sangr...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

PARÉNTESIS

Quien hubiera dicho que sin alcohol estaba la trampaenjugaría los trapecios desollados de ...
Laura Martínez Coronel · 11M ago

EL GRAN SILENCIO.

Tú la muerte, tú el vampiro de la niebla consecuente con su rostro de espumael apellido del jardín, los tentáculos del cuadro, los ojos que desaparecen en la última mañanaen Piriápolistú el rey que atraía las lamparas como un niño religiosoabandonast...